<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d14932857\x26blogName\x3dLa+Majuluta\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://lamajuluta.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_AR\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://lamajuluta.blogspot.com/\x26vt\x3d-6345707844755478311', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

La Majuluta

Indice de recetas


10.6.10

Maultaschen. O las trampas del ayuno.

Mi primer acercamiento a la cocina suaba fue a través de Maultaschen y Brezeln. Dos especialidades de esa región del sur de Alemania que iban a quedar bien impresas en mi memoria y que son todavía una referencia fija. Hace mucho mucho tiempo, durante un viaje con mis padres por el viejo continente, el destino hizo que nuestro paso por Alemania nos llevara a alojarnos en Stuttgart. En el hotel donde nos hospedábamos nos atendían con esmero y fue allí donde probé por primera vez los Maultaschen, acompañados por una ensalada aliñada con crema ácida. Recuerdo tan vívidamente cómo nos entusiasmaron estos ravioles enrollados!
Desde ese primer encuentro pasaron 18 años antes de volver a comerlos. Y otro giro del destino hizo que ahora me pueda desquitar y recuperarme del tiempo de abstinencia. No pierdo oportunidad de pedirlos en un restaurant, o de prepararlos en casa, tanto así me gustan.
Aunque se consumen durante todo el año y se los encuentra más allá de los confines del Schwabenland, los Maultaschen son en Suabia un plato característico de la cuaresma. Tradicionalmente se preparan el jueves santo (como la pastiera napolitana). Se consumen en tres maneras diferentes durante los días previos al domingo de Pascua. El jueves santo (Gründonnerstag) in der Brühe, en caldo; uso que recuerda a la manera clásica de comer tortellini en el menú de Navidad. El viernes santo (Karfreitag), geschmälzt, en manteca con cebolla dorada (preparación que también recuerda alguna forma de comer ravioles). El sábado de gloria (Ostersamstag), geröstet a la plancha con huevo (y también en este caso hay una forma semejante de preparar la pasta rellena en el norte de Italia). Y así se acaba la provisión pascual de Maultaschen. Cómo entra un plato con carne a formar parte tradicional de los días de más estricto ayuno?
La leyenda cuenta que los Maultaschen fueron inventados por los monjes del monasterio cisterciense de Maulbronn. De allí una de las explicaciones de su nombre, aunque hay muchas otras. Entrando en el amplio refectorio gótico, bien nos podemos imaginar los fríos y severos días de ayuno de la cuaresma antes de Pascua. Cómo aliviar el cuerpo y el espíritu con algo sustancioso? Algún hermano cocinero habrá tenido la brillante idea de moler carne con verduras y pan viejo remojado para luego envolverla en masa, escondiendo así el pecado. La carne, si no se ve, si está vestida, no ofende a Dios, habrá razonado. Por eso también el mote informal de „Herrgottsbscheißerle“, engaño al Señor.

Refectorio gótico

Otra teoría dice que serían resultado de la influencia de los grupos de valdenses que se establecieron en el sudoeste de Alemania a finales del s.XVII, expulsados del norte de Italia. De cualquier manera, Maultaschen junto con Spätzle y Schupfnudeln, forman en la actualidad la trilogía de la pasta suaba.
Esta receta sigue a grandes rasgos, con algunas adaptaciones, la indicada en el libro "Maultaschen. Genuss in Hülle mit Fülle." Hampp Verlag, como se prepara hoy en día en el restaurant del monasterio de Maulbronn.

MAULBRONNER MAULTASCHEN

Ingredientes
Relleno:
50 g panceta ahumada
700 g carne molida
un tercio de tira de pan viejo
1 puerro
1 cebolla chica
1 zanahoria
400 g espinaca
un ramito de perejil
3 huevos
pimienta abundante
sal, nuez moscada
mejorana (o una mezcla de tomillo, orégano, ajedrea)

Masa:
3 huevos (180 g sin cáscara)
300 g harina (mezcla de 000 y 0000)
pizca de sal
aceite y agua de ser necesario

Preparación

Poner en remojo el pan. Lavar y blanquear la espinaca; dejar enfriar. Picar la panceta y las verduras. Procesar junto con la carne, el pan escurrido, la espinaca y el perejil. Condimentar y agregar los huevos. El último se agrega sólo si la consistencia del relleno es muy firme.

Preparar la masa como se hace habitualmente. Hacer una corona con la harina tamizada con la sal. Romper los huevos en el centro y comenzar a mezclar con la harina. Agregar un chorrito de aceite y agua si fuese necesario. Amasar unos minutos hasta que esté sedosa. Debe quedar de una consistencia firme, pero no demasiado seca.

Estirar la masa. Uso la máquina de pastas hasta un nivel 7. Los Maultaschen se pueden hacer enrollados o simples. A nosotros nos gustan enrollados. Para ello unimos dos tiras de masa. Extendemos el relleno casi hasta los bordes, dejando unos 2,5 cm en la parte superior. Comenzamos a enrollar desde la parte inferior, ajustando para que no quede aire. Humedecemos la banda superior y los extremos libre con agua y cerramos. Cortamos en partes de unos 20 cm de largo.

Se prepara un caldo abundante o simplemente agua con sal. Se hierven los Maultaschen unos 10-15 minutos. Escurrir y reservar. Se pueden congelar por un par de meses.

MAULTASCHEN CON HUEVO Y CEBOLLA

Pasta enrollada salteada con huevo

Se cortan los Maultaschen en rodajitas de unos 5-6 milímetros de espesor (hay quien los prefiere más gruesos). Cortar una cebolla y dorar en manteca o aceite. Agregar los Maultaschen, a fuego fuerte para que se doren bien. Girar y agregar un huevo batido ligeramente con un chorrito de leche, sal y pimienta. Dejar cocinar el huevo y servir acompañado de ensalada de hojas verdes.

Etiquetas: , ,

40 Comentarios:

Blogger Mai dijo...

Me encanta todo lo que cuentas, leer uno de tus relatos es aprender y aprender y aprender y para mi es lo mas gratificante.
Los había visto en algún libro y siempre me llamaron la atención pero nunca me había entretenido en ellos , después de leerte me entraron unas ganas de probarlos increíbles y ya creo que hasta que no los pruebe los grabaré en la memoria aunque con el poco tiempo que tengo tendré que confiar en que en alguna visita por Suabia me lleve hasta ellos.
Como siempre las fotografias que acompañan tus textos son fantásticas.
Mil besos

10/6/10 23:28  
Blogger Marcela dijo...

Mai, si el tiempo que tienes te lleva a visitar el sur de Alemania, allí nos encontraremos para comer unos Maultaschen! Si no, nos tocará a nosotros darnos una vueltita por donde estés vos... con pasta a cuesta, claro. ;)
Un beso grandote,

Marcela

10/6/10 23:56  
Blogger Gabriela dijo...

Qué bueno razonamiento el del hermano cocinero. Casi tan bueno como el que dice que si se ponen bien juntitas dos tajadas de pizza, es como si comiéramos una sola porque el estómago no lo nota.
Saludos.

11/6/10 03:39  
Blogger Hilmar dijo...

Marcela, este plato se ve exquisito. Parece un poco trabajoso, pero con esa pinta vale la pena. Sus antecedentes son muy interesantes. Es impresionante tu capacidad de narración ;)
un abracito,

11/6/10 03:41  
Blogger Raquel dijo...

Cuanto me ha gustado leerte Marcela es siempre un placer visitar tu cocina:)

11/6/10 09:59  
Blogger Curra dijo...

Marcela me encana pasarme por tu cocina. Además de aprender estupendas recetas, aprendemos tanto que resulta de lo mas gratificante.
Besos mil

11/6/10 10:42  
Blogger Núria dijo...

Muy muy interesante, y la receta ya no te digo tiene un aspecto que ojalá pudiera coger un poco.
besos

11/6/10 12:31  
Blogger Miriam dijo...

No hace mucho que estuve mirando yo lo de los maultaschen, aunque nunca los he probado. Tienen una pinta estupenda.

11/6/10 12:35  
Blogger 190.arch dijo...

Qué ganas tengo de probarlos! : )

11/6/10 12:57  
Blogger Gabriela, clavo y canela dijo...

A mi también me encanta aprender, y hoy aprendí algo nuevo. No conocía yo este tipo de pasta, se ve realmente muy rico.
Gracias por este post genial
besos
Gaby

11/6/10 15:30  
Blogger Kako dijo...

Marcela, yo soy tambien una fanática de la pasta suaba, me encanta verdaderamente, pero este plato lo desconocía y me han dado unas enormes ganas de prepararlo, probablemente el viernes que viene y que toca pasta fresca en casa.

Cómo es el destino, no?
Un fuerte abrazo.

11/6/10 18:55  
Blogger Kako dijo...

Marce, me olvidé de preguntarte para cuantos comensales da esta receta, se ve bastante grande, porque tiene 700 grs de carne.
Otra cosa, cuando dices se procesa la carne con la panceta es todo metido dentro del procesador?, pero la carne ya era picada o no?
Uy, como que no entendí nada, sorry.

11/6/10 18:59  
Blogger El futuro bloguero dijo...

No solo la receta sino todo el relato es una delicia. Me encanta pasar detenidamente y disfrutar con lo que nos cuentas, a la vez de aprender nuevas ideas, que siempre nos vienen muy bien.

Un beso grande, Marcela

11/6/10 20:14  
Blogger Empar dijo...

Si que los he probado durante unas vacaciones en Alemania, solo que no del modo que tu los has presentado, sino cerrados y con una especie sopa, aunque no me gustaron mucho.
Pero así como los has hecho tienen que estar estupendos.
No me extrañaría que el nombre se debiera exactamente al razonamiento del cura cocinero. Je jeje.
Me encantan todas tus explicaciones.
Un beso.

12/6/10 01:00  
Blogger Roberto dijo...

Und wenn man die Maultaschen isst, und wie sie dann schmecken, dann vergisst man wieder die Arbeit, die dahinter steckt ;)

12/6/10 01:40  
Blogger PUNTIYO dijo...

Espectacular receta y elaborado post.
Gracias.

12/6/10 19:21  
Blogger aandara dijo...

Marcela me encanta tu blog, tiene una presentacion impecable, tu manera de narrar las historias es fantastica, las fotos una belleza, despues de leerte me han dado unas ganas increibles de prepararlos, los voy a poner en mi lista de pendientes, ojala algun dia pueda ir a Alemania y comer unos Maultaschen
un beso
Feliz fin de semana
Amalia

13/6/10 02:39  
Anonymous Recetasdemama dijo...

un fantástico post. Me encanta leerte

Besos. Ana

13/6/10 17:43  
Blogger Marcela dijo...

Igualito Gabriela, golosos e ingeniosos. Todo sea por la gula. :D
Un beso.

Hilmar, tan trabajoso como cualquier pasta rellena, o un poquito menos, porque al ir enrollada es más fácil que, por ejemplo, hacer ravioles...
Me alegro que te gusten los relatos. :)
Un abrazo.

Hola Raquel, el gusto es mío de tenerte por aquí. Un beso.

Curra, las puertas están abiertas para que pases cuando quieras. :) Muchos besos para allá!

Núria, hay para que prueben todos, milagro de la tecnología. ;) Espero que te gusten. Besos

Miriam, si nos descuidamos en cualquier momento estarán en los super españoles... :D Si tenés ganas de hacer pasta rellena esta es una opción bastante simple. Ojalá que te gusten. :)

190.arch acerque su plato que le servimos una porción. :)

Gaby, gracias a vos por pasar por acá. Si los probás contame... Besos.

Kako, el destino es completamente misterioso. :D Pasando a la receta, esta es una cantidad como para congelar una buena parte. O para servirle a unas 10 personas una ración más que abundante!
La carne ya molida la procesamos con el resto, así queda una textura más bien suave. Si tenés una buena máquina de picar carne podés pasar el relleno por ahí, pero las fibras de la espinaca tienden a enredarse.
Un abrazo para allá.

Futuro bloguero, el tiempo es siempre escaso, así que aprecio profundamente que se detengan a leer lo que cuento... Si además les es de utilidad, me siento más que realizada. :D Un beso para allá también.

Los probaste en caldo entonces Empar, que para nuestras costumbres es bastante inusual. No sabés la cara que me puso uno de mis primos cuando los vió así nadando. :D Seguramente así con huevo y a la plancha te gustarán.
Un beso grande.

Genau Roberto, besonders wenn sie ein paar Monaten in Tiefkühltruhe stehen. ;) Sollen wir sie nochmal vorbereiten? :*:*

Gracias Elo, espero que los pruebes! No son complicados...

Hola Amalia, seguramente tendrás oportunidad de probarlos. Me alegro que te guste el blog, gracias por pasarte por acá! Un beso y espero que hayas pasado un buen fin de semana vos también.

Gracias Ana, besos para vos también!

Marcela

13/6/10 20:13  
Blogger Noema dijo...

Las Maultaschen son una de mis comidas favoritas de la gastronomía alemana, aunque regionalmente me quedan un poco lejos, como al otro lado del país. Por suerte en la "capi" hay tantos suabos emigrados como para encontrar Maultaschen en prácticamente todos los Kneipen de la ciudad ;-D
¡Qué listos los monjes (para variar)!
Un abrazo
PD: Creo que no te felicité por el test, ¡felicidades! Un problemilla menos ;-D

13/6/10 20:51  
Blogger IDania dijo...

Marcela,
Tus explicaciones son fantásticas y tus recetas expectaculares.
Ésta tengo que copiarla. Me parece estupendísima.
Un besote,
IDania

13/6/10 21:37  
Blogger la brujita de jengibre dijo...

Que interesante receta, se ve deliciosa y la historia wue cuentas mejor aún.
Un abrazo desde Chile
Edith
La brujita

14/6/10 17:22  
Blogger Maite (Mai) dijo...

Wow! Wow! leer tu entrada es seda para los sentidos pero al ver esa sartén de Maultaschen casi entro en shock! por aquí he visto (que no probado) algo parecido pero mucho más cutre. Lo que si es muy popular son los Spätzle y los Schupfnudeln. Estos últimos son la típica cena si los sirves con mantequilla derretida, azúcar y semillas de amapola... en fin, que estoy a una hora de comer y empiezo a sufrir "ansia" devoradora:-D
Un beso fuerte

15/6/10 11:09  
OpenID katiadocumet dijo...

Un post mas que interesante, donde me encanta la historia y el plato. Obviamente me quedo con la teoría de que era una forma de esconder el pecado, que me parece mas divertida :)
Me animaré a hacerlo algún día???
Besos!

15/6/10 21:23  
Blogger Elvira dijo...

He tenido el placer de comerlos en varias ocasiones, y la verdad es que me apasionan. Me ha encantado la historia, me quedo con la primera versión. Besos enormes

15/6/10 22:51  
Blogger Sylvia dijo...

Marcela:
la verdad que es impresionante lo que conoces sobre la gastronomía germánica.A mi me gusta también saber las orígenes de los platos y como han evolucionado atraves de los tiempos, una vez que todo cambia y se adapta.
El plato que me parece difícil pronunciar(que dirá escribirlo y no quiero usar el copie , pegue :)

16/6/10 00:43  
Blogger Marcela dijo...

Menos mal que los conseguís en la "capi" Noema! Yo casi que me he hecho adicta... En los supermercados también los encontrás?
Los monjes, una luz de rápidos. :D
Un abrazo y que te diviertas!

Gracias IDania, me alegro que te gusten estos Maultaschen. Cuando los pruebes contame! Besos.

Hola Edith, las historias detrás de cada plato me fascinan, sean reales o leyenda. Son siempre divertidas. Un abrazo a vos también.

Maite, espero que el almuerzo haya sido abundante entonces!
Los Schupfnudeln con semillas de amapola no los he probado, será una versión austríaca? Allá tengo que ir a testear in situ, jaja.
Un besote!

Obviamente es la teoría más divertida Katia, y aunque suena a leyenda, el hecho de que aún se coman en la cuaresma hace pensar que algo de real hay en esa línea de razonamiento. :D
Seguro que te animás a hacerlos, son más simples que otras pastas rellenas. Besos!

Elvira, yo me vuelvo loca por los Maultaschen, los pruebo aquí y allá, parezco fanática!
Besos para vos!

Sylvia, no conozco tantísimo, sólo cuento lo poco que voy aprendiendo... La historia de la gastronomía por otro lado me gusta, por eso siempre trato de averiguar de donde viene cada plato.
El nombre puede parecer complicado con tantas letras, probá diciendo: maul-ta-yen (que es más o menos como sonaría, dicho por un local ;) )
Besos,

Marcela

16/6/10 15:46  
Blogger pity dijo...

preciosa entrada, las fotos y todo, el plato de esta pasta me llama, y creo que acudira a su llamada muy pronto, besitos

16/6/10 23:29  
Blogger Carolina dijo...

Que lindo Marcela todo lo que cuentas, es un post excelente, me encanta leer tus notas son fascinantes como vas explicando cada detalle, feliz día y fotos preciosas.

Besos xx

19/6/10 15:36  
Blogger Zulma dijo...

Aunque para mi el nombre sea dificil de pronunciar ...lo preparare ! :) :)
Me alega muchisimo que ya puedas haber regresado a Alemania.
Ya estoy copiando esta receta para sorprender a mi familia en la proxima reunion.
Un beso enorme y toda la suerte del mundo al otro lado del charco.

21/6/10 15:36  
Blogger margot dijo...

Que delicia Marcela, las puienso hacer.
Te cuento...
Durante 10 años mi hija ha vivido en Alemania, primero lo hizo en Bremen y Sttutggart
Vivio poco tiempo en Reutlingen, hasta que decidió vivir en Tübingen, lugar donde empecé a visitarla y a vivir meses con ella.
Solo una vez he comido en un restaurante alemán, quizás no les di la oportunidad porque el primero no me gusto, siempre íbamos a italianos.
Como me ha gustado recordar viejos tiempos( 16 años atrás)tu reportaje genial, me ha gustado mucho toda la información que has dado.
gracia por ello.
Un abrazo.

22/6/10 17:34  
Blogger margot dijo...

Que delicia Marcela, las puienso hacer.
Te cuento...
Durante 10 años mi hija ha vivido en Alemania, primero lo hizo en Bremen y Sttutggart
Vivio poco tiempo en Reutlingen, hasta que decidió vivir en Tübingen, lugar donde empecé a visitarla y a vivir meses con ella.
Solo una vez he comido en un restaurante alemán, quizás no les di la oportunidad porque el primero no me gusto, siempre íbamos a italianos.
Como me ha gustado recordar viejos tiempos( 16 años atrás)tu reportaje genial, me ha gustado mucho toda la información que has dado.
gracia por ello.
Un abrazo.

22/6/10 17:34  
Blogger Marcela dijo...

Hola Pity, contame cuando los prepares, seguro que tu resultado es fantástico! Un beso.

Gracias Carolina, muy feliz día a vos también. Besos!

Zulma, todavía no he vuelto y la cosa tiene sus bemoles, pero mientras estemos juntos todo bien.
Gracias por los buenos deseos! Viene bien y hacen falta! Besos.

Margot, cuantos puntos de encuentro! Me hace ilusión pensar que nos paseamos por los mismos lados. Tübingen es una ciudad muy bonita a la que quiero regresar. Si haces un saltito por esos lados, nos encontramos a comer unos buenos Maultaschen. Algún buen restaurant se encuentra por ahí, no todos claro.
Un abrazo,

Marcela

23/6/10 15:30  
Blogger jose manuel dijo...

Acabo de descubrir tu blog. Me han encantado muchas recetas. Espero seguirte por aquí. Saludos

26/6/10 10:58  
Blogger esteban dijo...

Aguante el blog Majuluta!!!!
(reconozco que no leí el post je je je.... es para felicitarte por la gran cantidad de visitas y comentarios)

26/6/10 20:08  
Blogger Lefrancbuveur dijo...

Un salutissimo da una calda Roma!
Enrico

1/7/10 00:21  
Blogger MªJose-Dit i Fet dijo...

No puedes imaginarte lo que disfruto con tus explicaciones!!! y con las recetas que nos enseñas ya ni te cuento...muchas gracias por compartirlas...un besazo

4/7/10 01:21  
Anonymous Anónimo dijo...

Adoro los Maultaschen! Tuve un novio alemán y cuando fui por primera vez a su casa y los probé nunca pude olvidar ese sabor! Cuando se venía de visita siempre le pedía que me trajera (una marca los vende envasados al vacío) y los congelaba. Lo mejor de todo es que aún me los sigue enviando por correo a pesar de que ya no estamos juntos. Me apuntaré la receta.
La mejor forma sin duda, es cortalos y psarlos por la sartén con cebolla y huevo, delicioso!!

Un saludo, Alicia

13/7/10 15:17  
Blogger Mr.Halls dijo...

¡Bueeenasss... !
¿Qué hay de rico? :)

Vamos, búsquese una receta que yo, mientras, voy poniendo la pava.

Un abrazo.

14/7/10 06:50  
Blogger Marcela dijo...

Hola José Manuel, gracias por pasar por acá! Me alegro que te hayan gustado las recetas... Nos estamos leyendo. Saludos!

Je je, Esteban, muy sincero lo tuyo. ;) Total tuviste el relato en directo! Besos a ustedes...

Ciao Enrico, saluti transalpini! Anche qui fa tanto caldo, non mi sarei mai immaginata un'estate così.

Hola María José, gracias a vos! Me alegro que te gusten estas historias, compartirlas es también recordarlas yo... Un beso grandote.

Una fuerza los Maultaschen, inolvidables, cierto Alicia? :D Me encanta que te los sigan enviando, podemos decir que donde hubo fuego, Maultaschen quedan! Qué marca será? Bürger quizás?
Espero que te resulte la receta. Hay muchas variantes, incluso dentro de los clásicos. Un gran saludo desde el Schwabenland!

Hola Mr. Halls! La última preparación digna de mención fue una gallina de Guinea con salsa de cerezas, pero no va muy bien con el mate... Esperá que me arreglo con el horno y a lo mejor salen unos bizcochitos con grasa.
Un abrazo para vos también,

Marcela

15/7/10 18:47  

Dejá un comentario

Citan este artí­culo: